sembrador large

Menu

Informativo Sembrador

¡Feliz Día del Amor y la Amistad!

  • Categories
    Categories Displays a list of categories from this blog.

Orando en Amor por los Perdidos

Posted by on in Informativo del Sembrador
  • Font size: Larger Smaller
  • Hits: 518
  • 0 Comments
  • Subscribe to this entry
  • Print

 

b2ap3_thumbnail_RNV1.png

Hace muchos años, en un día de verano muy caliente,

Abraham el padre del pueblo judío y los creyentes cristianos, estaba

descansando en la sombra de su carpa, cuando a la distancia vio a tres individuos que caminaban hacia él. 

Cuando se acercaron, Abraham los saludó y les pidió que se sentaran bajo la sombra del árbol para darles de comer. Dos de estos individuos eran Ángeles y el tercero, era el Señor.

Durante esta visita, el Señor le dijo a Abraham que él y su esposa iban a tener un hijo, aunque ya estaban muy ancianos.

Sara, la esposa de Abraham, se rió cuando escuchó estas palabras, porque ella no pensaba que esto era posible.

Pero el Señor dijo: ¿Habrá algo imposible para Dios?

Luego, ya para terminar su reunión, ellos comenzaron a caminar hacia una ciudad muy pecaminosa que se llamaba Sodoma.

Antes de irse, el Señor volteó hacia Abraham y le dijo...el pecado de esta ciudad es muy grande y voy a ver si los reportes son verdad o no.

Después, comenzó una de las discusiones más interesantes entre el ser humano y Dios que se ha registrado en la Biblia, cuando Abraham valientemente le pregunta al Señor... ¿Matarás al que es bueno juntamente con el malo?

¿Supongamos que encuentres 50 personas justas en la ciudad, no perdonarás a la ciudad por estos 50?

El Señor no respondió con enojo a su pregunta, pero le dijo a Abraham... Si yo encuentro a 50 justos, perdonaré a toda la ciudad por amor a estos 50. 

Y Abraham habló de nuevo y dijo: Vamos a suponer que solamente encuentres a 45. ¿Vas a destruir la ciudad porque faltan 5?

Y Dios dijo... No la destruiré si encuentro 45.

Tomando tiempo y hablando con Dios, Abraham fue más allá con su pedido...
¿Vamos a suponer que sólo haya 40?

Y Dios respondió: No la destruiré si sólo hay 40. Por favor no te enojes, Abraham le rogó... ¿Pero,

Por favor no te enojes, Abraham le rogó... ¿Pero, supongamos que solamente encuentres a 30?

Y Dios le respondió: Si hay 30 no destruiré la ciudad.

De nuevo Abraham dijo: Ya que me he atrevido a hablar con Dios así, permíteme continuar... ¿Vamos a suponer que solo haya 20?

Y Dios dijo: Por esos 20 no la destruiré.

Por fin, Abraham dijo: ¡No te enojes conmigo, sólo hablaré una vez más! ¿Vamos a suponer que sólo encuentres a 10?

Y Dios dijo: Por esos 10 no la destruiré.

El familiar más cercano de Abraham, su sobrino Lot y su familia, vivían en esta ciudad pecaminosa.

Abraham se había atrevido a pedirle a Dios misericor- dia por Sodoma para que su sobrino no fuera destruido.

Yo creo que este pasaje nos demuestra la gran generosidad y amor en el corazón del Dios hacia lagente perdida. 

Dice la Biblia que Dios no quiere que ninguno se pierda.

Dios quiere encontrar a gente que hable con Él, así como lo hizo Abraham; gente que le pida misericordia por nuestras ciudades para que no sean destruidas.

Gente que clame a Él, en amor, pidiendo perdón por nuestras ciudades; gente que le pida misericordia; gente que le busque a Él para que nuestras ciudades reciban Su gracia y no Su juicio.

¡Nosotros, podemos convertirnos en intercesores así como lo hizo Abraham!

Tomar tiempo y hablar con Dios acerca del mal que se encuentra en nuestras ciudades.

La Biblia dice que nada es imposible para Dios, y nosotros, así como Abraham, podemos influenciar el corazón de Dios. Nuestras oraciones pueden mover la mano de Dios aquí en la tierra. Nuestras oraciones, en amor, pueden ser responsables por salvar a nuestras ciudades de la destrucción.

¡Dios quiere que aprendamos que al trabajar con Él, en amor, nosotros podemos rescatar al perdido!

Felipe 

0

Comments

  • No comments made yet. Be the first to submit a comment

Leave your comment

Guest Miércoles, 01 Octubre 2014